Estudian el importante papel de una diminuta avispa que parasita a las moscas que atacan a los pollos de las aves

Los nidos de las aves conforman un ecosistema propio y muy diverso: si examinamos su interior podremos encontrar numerosas especies animales, insectos y ácaros en su mayoría, especializados en el reciclaje de plumas, heces, hojas y otros componentes orgánicos desechados por las aves. Las garrapatas, ácaros y pulgas de los nidos se alimentan también de la sangre de las aves adultas y, sobre todo, de sus pollos. Entre todos los parásitos que podemos encontrar en los nidos destacan, por su singularidad y ciclo biológico, algunas especies de un grupo de moscas: los califóridos.

Seguir leyendo