Demuestran que, en la adolescencia, la obesidad y las restricciones alimentarias se asocian a un menor disfrute de la comida

Investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) y a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, han demostrado que los adolescentes que padecen obesidad sienten menos placer al comer que aquellos que tienen un peso normal. Además, su trabajo revela que las restricciones incluso triviales de la ingesta de alimentos (es decir, ponerse a dieta de forma temporal) se asocian a una reducción del placer.

Seguir leyendo