El jurado del Premio María de Eza reconoce el compromiso de Lucía Prieto en su lucha frente a la pandemia de la COVID-19

En su vigésimo sexta edición, el galardón ha querido reconocer que Prieto, docente de la UGR, desde el inicio de la pandemia de la COVID-19, se puso a disposición de la dirección del centro, trabajando siete días a la semana, sin horario. Del mismo modo, se ha valorado su colaboración estrecha en la elaboración y puesta en marcha de los protocolos de actuación en la Residencia. La galardonada fue la encargada de la atención directa a los seis contagiados registrados en la segunda ola de la pandemia, permaneciendo con ellos y cuidándolos 24 horas, durante los 33 días que duró ese periodo de aislamiento.

Seguir leyendo