Un estudio aporta nuevos datos sobre unos ‘genes saltarines’ involucrados en el cáncer, lo que podría abrir la puerta a nuevos tratamientos y mejores diagnósticos de la enfermedad

Científicos de la Universidad de Granada (UGR), pertenecientes al departamento de Bioquímica y Biología Molecular II, y del Centro Pfizer – Universidad de Granada – Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (GENYO), han descubierto un nuevo mecanismo por el que nuestras células se protegen frente a unos ‘genes saltarines’ o elementos genéticos móviles denominados LINE-1 o L1. Se trata de unas secuencias de DNA que tienen la capacidad de ‘saltar’ de un sitio a otro dentro de nuestro genoma. Al insertarse al azar en cualquier lugar del genoma estos “saltos” pueden causar enfermedadesque van desde la hemofilia hasta la distrofia muscular o el cáncer. De hecho, se sabe que los L1 se movilizan durante el desarrollo de varios tipos de cáncer e incluso pueden originarlo.

Seguir leyendo