Un archipiélago volcánico en el Mar de Alborán sirvió de puente entre África y Europa para las migraciones animales

Un equipo científico con participación de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) ha descubierto un archipiélago volcánico sumergido bajo las aguas del Mar de Alborán, entre el Cabo de Gata (Almería), en la costa ibérica, y el Cabo de Tres Forcas (Melilla), en la costa africana. El trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, muestra que este archipiélago sirvió de puente entre África y Europa para las migraciones de diversas especies animales. Además, estas islas actuaron como una barrera entre el Atlántico y el Mediterráneo, restringiendo el intercambio de agua y desembocando en la conocida Crisis de Salinidad del Mediterráneo, cuando el Mare Nostrum sufrió una gran desecación, hace entre 5 y 6 millones de años.

Seguir leyendo