El 75% de las mujeres con amenaza de parto prematuro son ingresadas sin necesidad

El parto prematuro sigue siendo una de las principales amenazas sanitarias del Siglo XXI. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido entre sus objetivos del milenio la reducción de los problemas de salud y de las vidas perdidas como resultado de los partos prematuros. De los diferentes escenarios de prematuridad, la “Amenaza de Parto Prematuro” es la más frecuente (50% de los casos), y la más incierta para la mujer. Cuando una embarazada acude a urgencias con síntomas de parto espontáneo, el ginecólogo debe determinar si está realmente de parto (y debe ser ingresada) o se trata de una falsa amenaza.

Seguir leyendo