GRASAS

ACEITES, MANTEQUILLAS Y TOCINOS Hasta ahora todo bien, ¿no? Estás viendo que, si bien los alimentos contienen un poco de todos los nutrientes, abundan más en alguno en concreto. Aquí veremos los alimentos que más grasas proporcionan y conocerás que no son tan malos como los pintan. Además... una pirámide sin vértice no es pirámide, ¿no crees?
 
De los alimentos grasos obtenemos fundamentalmente energía, pero también vitaminas liposolubles (A, D, E) y ácidos grasos.
 
Llamamos aceites a las grasas que a temperatura normal son líquidas. Los aceites que consumimos en España son de origen vegetal. La joya de la corona es el de oliva. ¿Eres de los que piensa que es el más caro? Entonces es que no has probado cuánto cunde. Si llenas una sartén con aceite de oliva para freir dos kilos de patatas, podrás hacerlo y te sobrará aceite en buenas condiciones para volverlo a utilizar otro día; si la llenas de aceite de girasol, es posible que te sobre un poco, pero bastante menos que con el de oliva; si la llenas de aceite de soja... mejor ni lo intentamos (aparte de que deberás costear a tus vecinos la mascarilla antigás que se van a comprar para aguantar el pestazo...). Tampoco te aconsejo que mezcles distintos aceites para freir, porque no todos aguantan igual número de frituras y al final vas a tener parte del aceite en buenas condiciones y parte degradado... peor que en un chino (con perdón).
 
Si me permites algún consejo de economía: el aceite que se usa para freir patatas o huevos (lo más limpio de todo lo que se fríe) dura unas 6 ó 7 veces. En vez de rellenar la freidora, lo puedes sacar y gastar en hacer filetes a la plancha o (esto ensucia más el aceite y lo degrada un poco más) freir empanados, croquetas y, finalmente, pescado. El aceite de freir el pescado todavía puedes utilizarlo para los refritos de los potajes y para hacer tomate frito. Prueba y verás. No tengo que decirte que cada vez que lo uses fuera de la freidora debes colarlo con un colador normal para quitarle los posos, que lo deterioran con facilidad. Hazlo cuando ya esté frío.

Las mantequillas y margarinas son grasas sólidas a temperatura ambiente. Las primeras son de origen animal y pueden aportar vitamina A (si el ganado fue alimentado con pasto en verano). Las segundas proceden tanto de aceites vegetales como de animales. En contacto prolongado con el aire, se enrancian. Mantenlas en la nevera, tapadas.

El tocino y el bacon corresponden a la capa de grasa del cerdo (el bacon todavía contiene alguna infiltración muscular).

Los frutos secos, en realidad son legumbres pero con elevada cantidad de grasas y muy poca agua, por lo que aportan fundamentalmente calorías y escasa fibra. Contienen fósforo, potasio, calcio, hierro, vitamina E y grasas poliinsaturadas.
Los más usuales son: almendras, castañas, nueces, piñones, avellanas y pistachos, pipas de girasol, de calabaza y de sésamo, el anacardo y el cacahuete. De todos ellos, la castaña es el menos calórico.
Se deben conservar en frascos de cristal bien cerrados porque se enrancian con facilidad. Preferentemente se comprarán con cáscara, así se evita que hayan sido tratados con conservantes o que estén afectados por el polvo o la humedad.
Lo mejor es tomarlos como parte del desayuno, la merienda o formando parte de ensaladas y platos cocinados. Evita tomarlos como “aperitivo” o “mientras espero a alguien o veo el fútbol”: es una comida más que no evita otra, con un elevado aporte en calorías, que te hacen engordar sin necesidad. Y ponte la cantidad necesaria delante; no dejes la bolsa... para ir picando. 
 
Recuerda que 100 gramos suponen de 400 a 600 calorías.

Volver