Departamento de Pediatría

Universidad de Granada |
Departamento de PediatríaDepartamento de Pediatría
|

Historia

La enseñanza de la pediatría en la Universidad de Granada

La gran historia se hace con pequeñas historias

Ésta es una pequeña historia

que pretende aportar el merecido recuerdo

a los hombres que la forjaron

Introducción

La enseñanza de la Medicina en la Universidad de Granada se inició en el año 1533, con la creación por Carlos I de la Universidad Granadina, por la Bula otorgada por el Papa Clemente VII, en la que se regulaban el grado de Bachiller en Medicina, el de Licenciado y el de Doctor en Medicina. Anteriormente, Granada había sido la Metrópoli del pueblo musulmán y todo cuanto de cultura árabe había quedado en España, estaba condensado en Granada.

La Universidad Granadina , como es bien conocido, se estableció en el que hoy es edificio de la Curia , frente a la Catedral. En esa época Granada contaba con numerosos Hospitales: el Hospital General, el Hospital del Corpus Christi, el Hospital de los Peregrinos, el Hospital de S. Lázaro, el Hospital de los Inocentes, el Hospital de la Trinidad , el Hospital Mayor o de la Virgen de las Angustias (actual Hospital Real, sede del Rectorado), el Hospital del Arzobispo o de Sta. Ana y la Casa de Expósitos. Posteriormente en 1555, con la llegada a Granada de S. Juan de Dios, se fundó el Hospital de S. Rafael, que ocupó diversos emplazamientos, hasta el actual.

Durante mucho tiempo la enseñanza de la pediatría, por entonces "enfermedades de los niños " no estuvo diferenciada como enseñanza independiente; se impartía junto a las llamadas "patologías llamadas interna y externa " (las médicas y las quirúrgicas de hoy).

En el siglo XVIII la enseñanza de las "enfermedades de los niños" fue separada de las enseñanzas médicas generales de las Facultades de Medicina, uniéndose como un apéndice a la enseñanza, que los profesores de obstetricia impartían en una asignatura llamada "partos, enfermedades de las mujeres y de los niños"

La enseñanza de la pediatría a partir del siglo XIX

En el siglo XIX la Facultad de Medicina y concretamente la Pediatría , estaba en una situación que podríamos calificar de provisionalidad. En 1875 se designó como Profesor de "Paidopatía" al Catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de Granada D. Arturo Perales y Gutiérrez, el cual impartía lo que denominaba " Nociones de enfermedades de los niños", profesor que pese a ser, en sus orígenes, Catedrático de Obstetricia y Ginecología, tenía una atracción por las enfermedades de los niños, a la que dedicó una especial atención (en el prólogo de su obra " estudios de terapéutica y materia médica infantil " dice en 1887 llevar doce años impartiendo las enseñanzas de "enfermedades de los niños").

Tras la inspiración del Dr. D. Julián Calleja, la enseñanza de la " medicina de la infancia " se independizó en el currículo de Medicina como asignatura independiente, al reconocer la diferente naturaleza de su contenido, con el de la Obstetricia y Ginecología. España fue uno de los primeros países en los que se estimó la importancia de la pediatría para la formación del alumno de medicina, como enseñanza independiente, poco tiempo después de la creación de la primera cátedra de pediatría en París, de la que se encargó el conocido pediatra francés Parrot.

D. Arturo Perales y Gutiérrez (1846-1906)

En las publicaciones más conocidas sobre la historia de la Pediatría Española , se hace referencia al Prof. Perales Gutiérrez, al que se le considera siempre como Catedrático de Obstetricia y Ginecología, que impartía las enseñanzas pediátricas, junto a las de obstetricia y ginecología. Pensamos que su aportación al campo de la Pediatría no ha sido valorada en su justa medida.

Natural de Valencia, estudió Medicina en Granada los años 1856-66, realizando cursos de ampliación durante los años 1866-69. Posteriormente fue designado Auxiliar de la Cátedra de Anatomía Quirúrgica en los años 1872-75 y sustituto de la Cátedra de Terapéutica y Clínica. Al revisar su currículum observamos que se trató de una persona de cualidades extraordinarias, polifacético, pues además era Bachiller en Arte, Licenciado en Farmacia y Doctor en Teología, Doctor en Filosofía y Letras, Catedrático de Física y Química del Seminario Conciliar y Pontificio de Granada, Catedrático de Fisiología e Higiene, Catedrático de Historia natural, Catedrático de Antropología de la Sociedad de Amigos del País de Granada y Director propietario de la Gaceta Médica Sanitaria.

En 1888, se celebraron las primeras Oposiciones a tres Cátedras de las llamadas, por entonces " Enfermedades de la infancia ". Concretamente para las Universidades de Barcelona, Valencia y Granada. En dichas oposiciones obtuvieron plaza los Profs. Juan Enrique Iranzo Simón (Barcelona) -que rápidamente se trasladó a Zaragoza para impartir su enseñanza en la Cátedra de Patología Médica-, D. Ramón Gómez Ferrer (Valencia) y D. Andrés Martínez Vargas (Granada), figura conocidísima en la pediatría española, en donde desarrolló su labor hasta 1891 en que dicho profesor se trasladó a Barcelona.

En 1891 el Prof. Perales Gutiérrez, según refiere su hoja de servicios, opositó a la cátedra de Medicina de la Infancia de Madrid y pasó a desempeñar dicha plaza en la Universidad de Barcelona, de la que dimitió el 29 de octubre de 1891, trasladándose a Granada, como Profesor de Medicina de la Infancia , siendo fue nombrado " Catedrático numerario de enfermedades de la infancia " (por traslado el día 3 de mayo de 1892), cargo que desempeñó hasta el año 1906, estando por tanto enseñando la "medicina de la infancia" durante un periodo de 29 años -13 años en un primer periodo y 16 años en el segundo (1875-1888 y 1892-1906)-.

Fruto de su labor fueron las importantes obras que sobre la infancia aportó a la literatura médica de aquella época. La primera de ellas para sus alumnos y que tituló: "Estudios de terapéutica y materia médica infantil ", que fue editada en 1887.

Es ésta, una pequeña obra, hacía unas consideraciones sobre las distintas vías de administración de los medicamentos a los niños y sus principales inconvenientes, dedicaba un recuerdo de la medicina homeopática (desechándola por no útil), analizaba las cualidades y las principales características fisiológicas de la infancia y sus diferencias con el adulto, afirmando que el niño absorbe, reparte y elimina las sustancias medicinales en menor tiempo que el adulto, siendo de la opinión de que cuanta menor sea la edad del niño, tiene unas respuestas en el sistema celular y nervioso mayores que el adulto. A continuación incluía unas reglas sobre la dosificación pediátrica, analizando las diferentes reglas conocidas, por aquel entonces, de Gaubius, Cowling, Joung, Garhardt y ofrecía unas reglas prácticas, según su propio criterio, en función de la edad y el crecimiento del niño. En un tercer apartado se refería al arte de recetar en el niño. El segundo capítulo de la obra lo dedicó a las indicaciones, efectos y reglas generales terapéuticas, describiendo el uso y aplicación de los denominados alcoholes, con su efectos farmacológicos e indicaciones terapéuticas del diversas sustancias como el ácido cianhídrico, ácido nítrico, acónito, arsénico, azufre, belladona, etc. Terminaba esta obra con un capítulo dedicado a las enfermedades, su sintomatología y susceptibilidad a ser tratadas con dos o más medicamentos, analizando en qué situaciones estaban indicados los medicamentos y justificando el uso de los mismos.

De la segunda obra, titulada "Tratado elemental médico-quirúrgico de la infancia" , se publicó un primer tomo en 1892, con 13 capítulos en los que estudiaba la anatomía y fisiología del niño, el diagnóstico de las enfermedades infantiles, la historia clínica y el pronóstico de las enfermedades, haciendo un amplio estudio por los diferentes órganos, aparatos y sistemas en el niño y sus enfermedades. El tomo segundo fue publicado posteriormente, en 1894, lo dividió en tres apartados principales en los que analizaba profundamente la higiene infantil, la educación de la infancia, y la terapéutica y materia médica de la infancia.

D. Andrés Martínez Vargas (1861-1948)

Aragonés de nacimiento, estudió medicina en Madrid. En 1886 se trasladó en un viaje de estudios a Estados Unidos y a Méjico. En Nueva York asistió a las lecciones clínicas de "enfermedades de los niños" impartidas por el Prof. A. Jacobi (el llamado Néstor de los pediatras americanos) en el hospital Bellevue y recién llegado de su viaje preparó sus oposiciones, en las que obtuvo la plaza de Granada, dando su primera lección de " enfermedades de la infancia y su clínica " en Granada el día 2 de octubre de 1888, iniciando de esta forma la enseñanza reglada de la medicina de la infancia en nuestra Facultad.

Según recogía él mismo en su conocida " historia de la pediatría de España ", en la enseñanza se atuvo al desarrollo del programa de la oposición, que constaba de las secciones siguientes: periodos de la edad infantil; fundamentos: anatomía, fisiología, patología general, higiene y terapéutica; afecciones de la nutrición; infecciones e intoxicaciones; afecciones de los aparatos; afecciones quirúrgicas y valor social de la asignatura.

En 1888 creó en Granada una " Escuela de madres " en la que con los alumnos de la Facultad daba a las madres de los niños enfermos que acudían consejos de higiene infantil y alimentación, desarrollando así la pediatría social en forma de puericultura práctica. Durante su periodo granadino el Prof. Martínez Vargas desarrolló una amplia labor publicista sobre temas tan importantes para aquella época como la difteria, las diarreas, los cálculos infantiles, entre otras, publicando igualmente unas gráficas perimétricas y pedibarométricas y unas lecciones sobre " Introducción a la pediatría" , en las que por primera vez en España sugirió que el titulo oficial de la cátedra fuera el de " Pediatría ", en vez de " enfermedades de la infancia ". (1888-1891)

D. Rafael García Duarte González (1865-1938)

Catedrático de oftalmología, hijo de un Ilustre profesor granadino, D. Eduardo García Duarte-González, catedrático de Cirugía y Oftalmología desde 1860 a 1905, desempeñó la cátedra de " enfermedades de los niños" , con carácter de acumulada, durante 10 años consecutivos. Creó en 1916 el " Consultorio de niños de pecho y Gota de Leche de Granada" , del que fue primer director, institución que sobrevivió muchos años ligada a la Cátedra de Pediatría de Granada. No obstante su dedicación preferente fue la oftalmología, jubilándose en 1935. (1907-1925)

D. José Pareja Yévenes

Granadino, que obtuvo la plaza de Catedrático de Patología Médica en Sevilla, vino a ocupar la cátedra de " enfermedades de la infancia y su clínica ". Hijo de un Ilustre Maestro granadino, D. José Pareja Garrido, se decía que se trasladó a Granada, más que por atracción a la especialidad, por el cariño a su tierra. Durante su época al frente de la cátedra, no obstante, realizó trabajos importantes junto a D. Fidel Fernández sobre trastornos digestivos en la infancia que fue publicado en el "tratado iberoamericano de medicina" . Fue miembro del tribunal de la oposición en la que obtuvo la cátedra de Madrid, D. Enrique Súñer Ordóñez, figura patriarcal de la pediatría española durante la primera mitad del siglo XX. En 1923, quedando vacante la " cátedra de patología médica " del Prof. Gregorio F. F ernández Osuna, pasó a ocuparla, dejando vacante la de las enfermedades de la infancia y su clínica, tras haber desarrollado una eficaz labor al frente de esta cátedra. (1917-1923)

D. José Casado Torreblanca

Al quedar vacante la cátedra, es encargado de la enseñanza este Prof. Auxiliar de Obstetricia y Ginecología, labor que desempeñó con eficacia durante dos años, persona amable y amena fue muy querido por sus alumnos. (1923-1925)

D. Rafael García Duarte Salcedo (1894-1936)

Nació en Granada, el día 10 de Agosto de 1894, en el seno de una familia de tradición médica, de alto nivel científico. Estudió bachillerato en el Instituto de Granada, terminándolo en el año 1911 y medicina en lo años 1911-1917. Fue Alumno interno de Oftalmología, por oposición, en diciembre de 1915 y en enero de 1916, hasta finalizar este periodo de la Licenciatura de Patología y Clínicas Quirúrgicas. Obtuvo el Grado de Licenciado en Medicina y Cirugía en 1918, con la calificación de Sobresaliente y Premio, el Grado de Doctor en Medicina y Cirugía, tras la defensa de su Tesis Doctoral sobre "Algunas manifestaciones graves oculares en las afecciones digestivas de los niños", calificada de Sobresaliente, en 1920, y obtuvo por Oposición el Premio Extraordinario del Doctorado, en el mismo año.

Terminada su carrera, se planteó Duarte su orientación en sus futuras actividades médicas. Ante él se ofrecían tres sugestivos focos de atracción: de una parte la Cirugía , ya que esta fue la rama de la Medicina a la que su abuelo paterno dedicó su vida; de otra la Oftalmología , especialidad en la que su padre era un destacado y prestigioso profesional y finalmente un tercero, las "Enfermedades de los Niños", una especialidad en la que se atisbaba un atractivo desarrollo y progreso. Pensamos en el acierto que tuvo, en plena juventud, al decidirse a entrar en este campo de la medicina.

En sus primeros tiempos de médico, no obstante, se dedicó a la medicina militar, que abandonaría rápidamente, pues la Pediatría y Puericultura le atraían dominantemente. En estos tiempos su idea de dedicación a la Cirugía no le abandonó del todo, en lucha interna con su marcada tendencia a la Pediatría y ello le decidió a realizar Oposiciones a Médico Militar de la Armada interesándose por la Cirugía de Guerra, siéndole concedida una pensión para ampliar conocimientos en el frente francés, durante la primera guerra europea.

Posteriormente fue pensionado por el Ministerio de Instrucción Pública, para estudiar Pediatría en Francia en 1920, asistiendo al Hôspice de París y realizando un Curso de Higiene y Clínica de la Primera Infancia , con Marfán, en el Hôpital d'Enfants Malades, un Curso de Clínica Médico Infantil con Nobecourt, en el Hospital Derek Plage, un Curso sobre Tuberculósis osteo-articular y Ortopedia práctica, con Sorel, así como un Curso sobre Difteria en el Hôpital d'Enfants Malades, sobre Difteria, con Lereboullet, obteniendo el título de Miembro Diplomado en Puericultura por la Facultad de Medicina de París, en julio de 1921 y el Certificado de Suficiencia de la Junta de Ampliación de Estudios del Ministerio de Instrucción Pública, por los estudios de Pediatría, en mayo de 1922.

Tanto el contacto con los Profesores de la Facultad de Granada, como su formación ulterior en París y su adscripción a la Cátedra de Enfermedades de la Infancia como Ayudante y Auxiliar, fueron pilares básicos para su formación y para su triunfo universitario al conseguir la Cátedra de Enfermedades de la Infancia en el año 1925, después de reñidas oposiciones, para proveer las Cátedras de Granada y Valencia, en las que al obtener el número uno, eligió la de Granada, cátedra que ocupó hasta su muerte en 1936. Su entusiasmo por la Pediatría se apoyó en un gran esfuerzo personal por conseguir ser pronto una figura destacada, no sólo en el ambiente local, sino a nivel nacional, con su trabajo docente y sus múltiples publicaciones . En 1931 obtuvo con el número 1 la plaza de Puericultor del Estado, en las primeras oposiciones a este Cuerpo.

Previamente había desempeñado otros puestos como: Practicante del Instituto Municipal, de vacunación, por el Ayuntamiento de Granada, desde 1915 a 1918; Alférez Alumno de Sanidad Militar, en 1918; Teniente Médico, en 1919; Médico segundo de la Armada , en 1919; Médico Titular, por la Junta General del Colegio Oficial de Médicos de Granada, en 1921; Vocal de la Junta de Protección a la infancia, por R. O. del Ministerio de Gobernación de 9-2-1922; Médico de la Gota de Leche, por la Junta Provincial de Protección a la Infancia el 24-2-1922; Médico del Campo de Recreos, para la Organización de esta Institución en Granada por el Ministerio de Instrucción Pública, el 1-9-1922; Médico supernumerario de la Beneficencia Provincial de Granada, con destino a la Casa-Cuna de Granada, el 17-101922; Médico de la Escuela Maternal de Granada, por el Ministerio de Instrucción P&u acute;blica, el 30-11-1922; Director del Consultorio de la Gota de Leche, por la Junta Provincial de Protección a la Infancia , el 24-12-1923; Médico de la Consulta de Niños de la Policlínica de la Cruz Roja , por la Comisión Provincial , el 13-5-1925.

Obtuvo numerosos Premios e impartió numerosos Cursos sobre temas pediátricos y de puericultura. Igualmente asistió a varios Congresos. En su currículum figuran numerosas publicaciones y trabajos. Fue nombrado Miembro de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Consejero del Consejo de Redacción de varias Revistas Médicas.

La llegada de Duarte, como Catedrático al Claustro de la Facultad de Medicina, fue sorprendente, tanto por su juventud como por su preparación. Para comentar su labor docente hay que hacer constancia a su entusiasmo renovador de los viejos sistemas pedagógicos, dentro de las especiales características de su materia de enseñanza.

Creemos que el gran secreto de su éxito fue, entre otros, el acierto en planificar en su Cátedra una Metodología Didáctica innovadora, que si bien en el siglo XXI no merecería ser comentada, resultaba en aquella época de "auténtica vanguardia pedagógica y sorprendentemente atractiva". A. Galdó escribía: " sus alumnos lo recordamos como uno de los mejores Maestros de nuestra vida escolar. Su formación era fundamentalmente clínica y daba a sus lecciones esta sabrosa orientación ".

Su actividad docente clínica la ejercía en el Hospital de S. Juan de Dios, por entonces Hospital Universitario, y la teórica en la desaparecida Facultad de Medicina de la calle Rector López Argüeta, pero en un afán de expansión universitaria completaba sus enseñanzas en la Institución Gota de Leche y Consultorio de Niños de Pecho, situada en la calle Ancha de Sto. Domingo, como fuentes de trabajo con sus colaboradores y alumnos para completar la enseñanza de la Pediatría y Puericultura hospitalaria y extrahospitalaria. En el tejer y destejer, de cada día, de su labor docente aplicaba como elementos de su didáctica sistemática varios principios fundamentales para la enseñanza. Uno de ellos era el conocer bien a sus alumnos. Este conocimiento estrechaba lazos de convivencia y constituía la base de una justa evaluación final de los estudios de cada uno. En cada clase ofrecía en la pizarra un esquema de la lección que iba a explicar y su exposición se completaba de abundante ilustración con proyecciones de su propia casuística y de los textos fundamentales de la época, utilizando, a la vez, el diálogo con los alumnos, uno de los caminos preferidos para esta enseñanza teórica. En cuanto a la enseñanza práctica gozaba realizando el entrenamiento de sus alumnos en la policlínica, a la que acudían numerosos pacientes infantiles, planteando siempre una orientación práctica en cuanto al diagnóstico y tratamiento de los enfermos. Igualmente hacía en cuanto a los pacientes hospitalizados en aquel reducido Servicio de la Sala de S. Cayetano del Hospital de S. Juan de Dios y fuera de las Aulas y del Hospital, en la Institución Gota de Leche, así como en el Servicio de Higiene Infantil. La evaluación de sus alumnos era deducida del conjunto de notas de la ficha de cada uno, de la libreta de historias clínicas, de los exámenes parciales y de los exámenes finales que tenían la doble orientación del examen teórico y en todo caso un obligatorio examen práctico, ante un enfermo infantil.

El estudio de las Enfermedades de la Infancia siguiendo el "programa mínimo" de su Memoria Docente, debía realizarse a través de los apuntes y notas de clase, síntesis práctica de inmejorable calidad y que los alumnos conservaban con verdadero cariño para su inicial desenvolvimiento profesional, en el difícil arte médico de la Pediatría.

Su inquietud y su afán docente ofrecía otras dos fuentes de conocimiento complementarias: una se refiere a las excursiones colectivas con todos sus alumnos para contactarlos con algunos problemas sociales. Cada curso, dentro de una extensión extrauniversitaria, hacía con ellos una visita a Escuelas de Enseñanza primaria (para que iniciaran sus contactos con la Higiene Escolar ), a la entonces existente Escuela Maternal, a la citada Gota de Leche y Servicio de Higiene Infantil, Instituciones especialmente orientadas a familias con precaria situación social, así como al Reformatorio de S. Miguel para contactar con los problemas ligados a la delincuencia infantil, e incluso excursiones a Instituciones como la llamada por entonces Casa Cuna de la Beneficencia Provincial de Granada el Sanatorio Marítimo Infantil de Torremolinos, etc. La otra dirección se refiere a que, con carácter voluntario, los alumnos que lo deseaban y con el objetiv o de hacer una mejor evaluación de los mismos, les encargaba la realización de un trabajo escolar sobre un determinado tema y una delimitada extensión. Muchos de estos trabajos merecieron los honores de su publicación en diferentes Revistas Médicas españolas, al principio, con posterioridad en la Revista que él fundara en 1933, "Pediatría y Puericultura", siendo su idea estimular a los alumnos en la actividad publicista, que tanto le apasionaba, guiándoles en la confección de los artículos y ofreciéndoles su biblioteca particular, cuantiosa y perfectamente ordenada en los distintos temas de Pediatría y Puericultura.

Toda esta sistemática docente, en aquella época, constituía un método de enseñanza nuevo, intenso, atrayente, cuyo último objetivo en el que ponía toda su ilusión, era el de formar en su disciplina, de una forma lo más completa posible, a los futuros médicos y al mismo tiempo sembrar en ellos una inquietud profesional por la especialidad pediátrica, despertando vocaciones pediátricas y docentes con el objetivo final de crear una Escuela de Pediatría y Puericultura, que consiguió en gran parte y hubiera logrado con plenitud si su vida no se hubiera visto truncada tan prematuramente. Al final de cada curso, con el valor de un cariñoso adiós y un valioso recuerdo, se hacía una foto de grupo con sus alumnos y ayudantes, es decir, con todos los que convivieron aquel curso académico.

La valoración que el propio Duarte hacía de su situación, la transcribimos de su Memoria presentada al V Congreso Nacional de Pediatría (Granada, abril, 1933) en la que nos decía: " Ni por el número de pediatras granadinos, ni por sus Instituciones había en Granada el contingente y el ambiente necesario para constituir el núcleo principal del Congreso. Granada, como escenario para un Congreso es insuperable y en este aspecto turístico su designación fue un acierto. En cambio en el aspecto pediátrico era un error y una dificultad porque puede decirse que por las regiones meridionales está naciendo ahora nuestra especialidad y su organización institucional está en sus comienzos. Los Servicios Infantiles de nuestra Facultad de Medicina son mediocres e insuficientes y transigimos con ellos, por tener nuestra ilusión en la realidad del nuevo Hospital Clínico, en construcción" .

En este ambiente, lleno de obstáculos y dificultades, la labor docente de Duarte dejará una huella importante e imperecedera que es la siembra para recoger un fruto que él adivinaba, pero que apenas pudo ver en sus primeros resultados, dependientes de su estela docente dando origen a una Escuela de Pediatría de la que él fue el fundador. Discípulos distinguidos de García Duarte fueron D. José Vida Lumpié, D. Antonio Galdó Villegas, D. Luis García Gómez, D. Manuel Bueno Sánchez, D. Julio Mowbray Barberán, D. Juan López Jiménez, D. José Muñoz Medina, D. Juan Roldán Yáñez, Dª Elena Spencer, D. Emilio Burgos Guindo y D. Enrique Martín Recuerda, los cuales en distintos planos y lugares siguieron el camino de su dedicación a la Pediatría y Puericultura, recordando siempre al inolvidable Maestro, junto a los numerosos alumnos, no pediatra s, pero que fueron testigos de su entusiasmo docente. La continuidad de su labor docente se realizó por su discípulo el Prof. A. Galdó Villegas, el cual refiere en Tribuna Médica en 1965 siendo Decano de la Facultad de Medicina, lo siguiente: " La suerte mía (yo lo estimo así) fue el tomar contacto con un Profesor de la Facultad de Medicina de Granada, tuve la suerte de encontrar a este hombre que quería reunir colaboradores y gente deseosa de trabajar, y que halló en mí a una persona dispuesta a esto, a trabajar. Para mí D. Rafael García-Duarte Salcedo fue como mi segundo padre ".

Aunque toda su obra médica tiene la significación general de su actividad pediátrica, tuvo que luchar con tenacidad contra viejas costumbres y tradiciones. Además, en el ambiente médico granadino había prestigiosos médicos generales, alguno de ellos con adquirida fama de su acierto en medicina infantil. Pero Duarte con su preparación, sus publicaciones y con la aureola de la Cátedra fue considerado, bien pronto, como el médico que de una manera exclusiva dedicó su actividad profesional a ser " médico de niños ", separando así con exclusiva dedicación esta asistencia médica de la Medicina General , dentro de la cual estaba confundida, creando poco a poco, con todo su bagaje y valores básicos, la imagen del "médico de niños" con prestigio, base científica y demás cualidades inherentes para ello que le hacen llegar a ser pronto la figura pediátrica, en el ámbito difícil de una época y una Ciudad como Granada. García Duarte consiguió llenar el vacío existente en este campo, de una figura prestigiosa en el ámbito granadino que hasta el momento no existía localmente, aunque ya fuera un hecho en las capitales más importantes de España. Como médico de niños, tanto en la consulta externa de enfermedades de la infancia de la Facultad de Medicina, como en el Consultorio de la Gota de Leche y más tarde en el Servicio de Higiene Infantil del Instituto Provincial de Higiene, pudo atender, en poco tiempo, muchos centenares de problemas infantiles, especialmente en clases populares y más necesitadas de la Sociedad , e independientemente en su consulta privada y en la visita domiciliaria, que en aquella época, era el tipo de asistencia más habitual al niño. En estos distintos puestos de trabajo, en este triángulo médico-social: el niño enfermo, su familia y su médico, la figura de García Duarte adquirió progresivamente un especial relieve.

Si destacada fue su labor como docente y pediatra clínico, no lo fue menos como Médico Puericultor, comprendiendo en este apartado toda su actividad en cuanto a Higiene, Medicina Preventiva, y muy particularmente Medicina Social Infantil, dentro de los numerosos problemas que preocupaban y siguen preocupando sobre la infancia en estos tres aspectos, como en parte hermos citado. Inició su labor puericultora junto a su padre, siendo todavía estudiante, asistiendo a la Institución llamada "Gota de Leche y Consultorio de Niños de Pecho" fundada por su progenitor en 1916 e instalada en un local de la Gran Vía de Granada, dependiente de la Junta de Protección a la Infancia y Represión a la Mendicidad , con la colaboración del Patronato de la misma. Sin duda, en esta modesta Institución basada en las normas de la Puericultura francesa y cuya finalidad principal era proporcionar de forma gratuita biberones de leche esterili zada de vaca a los hijos de madres incapacitadas para la lactancia materna, que generalmente pertenecían a la clase obrera o en general de condición social precaria, se atendía igualmente al objetivo de proporcionar alimentación gratuita a las madres lactantes de estos estratos sociales, cuyo estado económico solo podía proporcionarles una alimentación precaria e insuficiente. La asistencia a esta Institución, que desde el comienzo de su funcionamiento era muy numerosa, era aprovechada para cumplir además otros dos importantes objetivos orientados también a contribuir con su acción a disminuir la morbi-mortalidad infantil, tan elevada en esta época, enfrentándose al problema de luchar no sólo contra la miseria, sino también contra la ignorancia, ya que además de cubrir una protección en cuanto a la alimentación artificial de los lactantes y de sus madres en el anexo Comedor Matern al, se realizaba una labor cultural-educativa de las madres, enseñándoles cuidados higiénicos y reglas elementales de la crianza infantil. Posteriormente la "Gota de Leche" se trasladó a nuevos y más amplios locales a la calle Ancha de Santo Domingo y en ella continuó García Duarte., primero como estudiante de medicina, asistente, después como médico y finalmente como Director de la misma hasta el fin de su vida, realizando en el transcurso de su vida en este campo social una amplia labor puericultora aunque rodeado de médicos y ayudantes y de sus alumnos. Después de su muerte la profunda huella de su labor siguió dado aliento a esta Institución Social continuada y atendida por Médicos Puericultores que siempre han contado con la extraordinariamente valiosa colaboración de las Hermanas de S. Vicente de Paul, bajo la tutela de la Junta Provincial de Protección a Menores hasta su desapa rición, hace unos años.

La Real Academia de Medicina de Granada nombró a D. Rafael García-Duarte Salcedo que ya era destacado Catedrático de la Facultad , para ocupar la vacante que dejó por fallecimiento D. Antonio Amor y Rico. Es el día 10 de Mayo de 1930 cuando fue recibido solemnemente en el Salón de Actos de la Real Academia de Medicina de Granada, siendo Presidente de la misma D. José Pareja Yévenes.

Inició la obra " Los síndromes clínicos en Pediatría ", que tiene las características de ser una realidad y al mismo tiempo un proyecto. Evidente realidad por la edición del primer tomo aparecido en fechas tan próximas a su muerte y a su vez proyecto, ya que los avatares de su destino le impidieron realizar la obra completa. Obra, pues, inacabada en parte, pero madura en su calidad y a la vez ambiciosa en su planteamiento, que sólo es capaz de concebir, y sobre todo, de realizar un hombre dotado de características tales como un talento creador, una admirable ilusión y una asombrosa capacidad de trabajo. El primer tomo publicado de su obra, con más de mil páginas de texto, numerosas figuras y tablas y esquemas didácticos hubiera sido seguido de los siguientes, que quedaron inéditos con su desaparición. En este primer volumen estudiaba en 33 Capítulos las Generalidades de la Patología Pediátrica , la Patología Infecciosa del niño, la Patología del periodo de recién nacido y lo que con un término original llama "lactofisiología" referente al estudio de la lactancia y todos sus problemas, así como al complejo metabolismo del niño en este periodo de la vida, en la lactancia. Una simple ojeada a estos índices permite valorar, ante todo, su empeño en ofrecer a los médicos españoles de la década de los 30 un " tratado de pediatría " completo y actual y que consideramos significativo de su empeño en hacer una obra de consulta y de estudio básico para médicos generales y especialistas, ya que les ofrecía con ella toda la Pediatría y Puericultura de la época, con su ya abundante contenido, como especialidad médica independiente, puesta al día y además con un método y estilo so rprendentemente didáctico, caracterizado por la claridad en la exposición de los conceptos doctrinales y una sistematización clínica y práctica, tal como fue siempre en Duarte característica por su obsesión pedagógica entre sus alumnos en su labor docente. Pero, junto a su valor como fuente de conocimiento para la Pediatría , se puede apreciar en cada uno de los capítulos del volumen publicado un aspecto muy digno de destacar, que es su sentimiento de hacer presente todos aquellos trabajos de los pedíatras españoles de su generación, al hacer referencia al final de cada capítulo de una bibliografía exclusivamente española. Hay que valorar esta original postura que hace resaltar su sentido patriota, pues entonces, como ahora, es uso y costumbre de la mayoría de los médicos publicistas en intentar avalar sus trabajos con citas de una bibliografía predominantemente extranjera, ignorando o menospreciando, lo que en España hacen y hacían los forjadores de la medicina hispana. García Duarte adoptó esta postura de exponer limpia, llana y exclusivamente la bibliografía española consultada, aunque disponía de una expléndida biblioteca, con apretados anaqueles de libros y revistas nacionales y extranjeras, que podría haber utilizado con citas de este material, perfectamente clasificado que poseía y manejaba en su arduo trabajo diario de docente, profesional, conferenciante y publicista.

Deseoso de mostrar, no sólo su labor personal, sino de su naciente Escuela de Pediatría, fundó en 1933 la Sociedad de Pediatría de Granada que celebraba sus sesiones en el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Granada, aportando en ellas sus trabajos personales y su experiencia, e iniciando a sus colaboradores en estas tareas científicas, constituyendo así un grupo de trabajo integrado por todos los pediatras granadinos de la época, tanto universitarios como extra universitarios, e iniciando, así, el desarrollo de la Pediatría , dentro de la Medicina Granadina de su tiempo. Estimamos que esta labor, en aquel tiempo, era en el mapa nacional bastante restringida sólo a Madrid, Barcelona y algún que otro modesto esbozo de Sociedades dedicadas a la Puericultura y a la Medicina Infantil. El funcionamiento de esta Sociedad se interrumpió como era natural en 1936, por los acontecimientos sucedidos e n España en este año. Mucho tiempo después, sobre este antecedente histórico, en 1966 surgió la Sociedad de Pediatría de Andalucía Oriental, cuyo fundador y primer presidente fue el discípulo de García Duarte, el Prof. Antonio Galdó Villegas.

Merece una especial mención y comentario la fundación y dirección por Duarte de la Revista que denominó " Pediatría y Puericultura", cuyo primer número vió la luz en octubre de 1933 y el último en junio de 1936, habiéndose publicado un total de 33 números de la misma Es mejor que sea el propio Duarte el que defina su justificación y propósito por lo que se decide a hacer esta publicación: " Dedicado ya bastantes años a la enseñanza, sembrando con calor entusiasmos por la Pediatría , veo en el transcurso del tiempo cristalizar mis ideales, y convertirse en realidad lo que fue una ilusión. El núcleo de la asignatura de Pediatría en nuestra Facultad de Medicina, ha ido ensanchándose, tomando cuerpo, ampliando sus actividades y su horizonte, al extremo de convertirse en una Escuela de pediatras. Poco a poco aquel núcleo se convirti& oacute; en constelación. Tenemos un número considerable de alumnos adscritos e interesados por esta enseñanza; contamos con valiosos pediatras -ayer discípulos, hoy compañeros, mañana maestros- que encariñados con esta labor son activos colaboradores; nuestros servicios clínicos gozan de extraordinaria concurrencia; los medios de estudio y de investigación se han ampliado considerablemente; las instituciones granadinas pro infancia se han incrementado en cantidad y calidad y ensanchado nuestro campo de acción. . En fin, Granada tiene ya medios y capacidad para mantener con dignidad y prestigio una revista científica, que a más de recoger sus trabajos y producciones, sirva de divulgación y enseñanza, y sea estimulo y acicate de la Escuela Granadina , y refuerzo a la Pediatría española". García Duarte publicaba en la Revista una Serie de Secciones fijas en la misma: trabajos de p uericultura, casuística comentada, notas de pediatría práctica, trabajos de información, publicaciones y libros recibidos, sección fija de noticias, a las que posteriormente incorporó otras como la de tratamientos actualizados, referatas de trabajos importantes y un índice bibliográfico nacional. Desde el comienzo en la sección de dicha Revista titulada "trabajos de escolares" comenzaron su labor publicista un gran número de alumnos, muchos de los cuales, posteriormente, fueron en sus actividades médicas de postgraduados continuadores en esta trayectoria publicista pediátrica o no pediátrica, siendo divulgadores de sus conocimientos y experiencias, que desde antes de su vida médica independiente, siendo escolares, sintieron la llamada a este tipo de actividad médica publicista.

Por último debemos dejar constancia de su ideología política y de su andadura dentro de ella. Entre sus motivaciones hay que valorar, en su justa medida, la influencia de factores tan importantes como el ambiente familiar y el ambiente político y social de su época, como el de la atractiva admiración e influencia por su próxima relación con personas que figuraban en el primer plano de cualquier ideología política, en este caso, la socialista. Su ambiente familiar, el cual modela siempre al hombre desde su cuna y más tarde en su infancia y juventud, hay que hacer referencia a que tanto su abuelo, como su padre fueron de clara tendencia hacia esa política de lo que podríamos calificar en el argot general de "izquierdas" y "liberales" primero, "republicanos y socialistas" después. Duarte milita en las filas socialistas y tenemos la impresión que en esta actividad fue un s ocialista fundamentalmente ideólogo, de doctrina, alistado en las filas del socialismo granadino y nacional. En ello influyó, creemos, aparte de su sentimiento por la defensa de los derechos del niño, de la mujer, en su difícil papel de la maternidad y en general de los derechos humanos, dentro de aquel período de antagonismos políticos y sociales incontrolados, en un crítico período de renovación politica española, la circunstancia de su proximidad y convivencia con dos figuras, líderes granadinos del socialismo que fueron D. Fernando de los Ríos y D. Alejandro Otero, ambos pertenecientes al Claustro de la Universidad de Granada. Como político activo participó activamente en la gestión de la Institución Municipal , como Concejal del Ayuntamiento y posteriormente como Diputado a Cortes, por Granada. García Duarte, en este período de actividad política, continuó al fr ente de sus puestos docentes y profesionales, sin que esta actividad política le impidiera seguir su obra médica, pues en este sentido hay que señalar cómo en esta época prosiguió su afán creador con hechos que ya hemos analizado y que tuvieron lugar durante este último período de su vida, tales como la fundación de la Sociedad de Pediatría de Granada, de la Revista Pediatría y Puericultura, diversos trabajos y conferencias, así como la continuidad en la preparación y realización, inacabada, de su tratado.

Con su muerte prematura, a los 42 años, su vida fue truncada por el destino y con ello perdió la Medicina Granadina un Médico lleno de saber y amor por la Universidad , un Maestro lleno de gran vocación para enseñar a todos los que le rodeaban, a madres, a alumnos, a médicos; trabajador y luchador por una Infancia más protegida de la miseria, de la ignorancia y de las enfermedades, un Hombre que supo hacer en poco tiempo una auténtica y válida obra médica, dejando con ello una brillante estela. Se perdió con su muerte un "Maestro" excepcional, un "Médico" renovador y un "Hombre" luchador, siendo esta una trilogía de valores, que hoy, en su recuerdo, hacen resaltar su figura, desaparecida entre los negros horrores de una contienda civil, más semejante a un castigo bíblico que a una guerra, en una nación dividida, porque así lo quiso nuestra historia, en do s Españas. Es imprevisible lo que la obra médica de Duarte hubiera llegado a ser, si su vida no hubiera sido truncada por el trágico signo de su muerte, cuando se encontraba en plena actividad creadora, llena de futuras promesas y evidentes realidades...(1926-1936)

D. Antonio J. Torres López (1896-1959)

Tras el paréntesis universitario 1936-1939, ocasionado por la guerra civil, fue designado el Prof. Adjunto de Patología Médica Prof. Torres López, persona de gran capacidad docente que había impartido en nuestra Facultad las enseñanzas de dermatología, patología médica y en este periodo para impartir las enseñanzas de la cátedra, el cual tuvo una interinidad prolongada, solo interrumpida por el breve paso del Prof. Laguna, contando durante este periodo con la colaboración del Prof. A. Galdó. (1939-1948)

D. Ciriaco Laguna Serrano

Por traslado vino a ocupar la cátedra este Profesor que tuvo un paso muy breve por nuestra Facultad pues en el mismo curso pasa a ocupar por traslado la cátedra de Salamanca y un año mas tarde de la de Madrid, en la que desarrolló una amplia labor creando una escuela pediátrica de prestigio nacional. (1940-1941)

D. Antonio Galdó Villegas (1906-1994)

Granadino de nacimiento hizo sus estudios en el Colegio de la Purísima , de la Calle S. Jerónimo y los de bachillerato en el Colegio de PP. Escolapios. Se inició, desde muy joven en el periodismo con la publicación de numerosos artículos en la Revista Granada Gráfica, y prensa diaria de aquella época, hasta la finalización de sus estudios de Medicina. A partir de ese momento toda su obra la dedicó al campo de la pediatría. Con una gran vocación por la medicina realizó los estudios de la licenciatura de medicina en los años 1923-1929 en la Facultad de Medicina de Granada. A continuación se formó junto a los Dres. García Gómez, Mowbray Barberán, López Jiménez, Muñoz Medina, Roldán Yañez, Spencer Burgos Galindo Martín Recuerda, Bueno Fajardo y Vida Lumpié en el campo de la pediatría, con el que fuera su maestro, Prof. D. Rafa el García-Duarte Salcedo (tristemente desaparecido en 1936), fundador de la escuela médica pediátrica granadina.

Amplíó estudios de Pediatría y Puericultura, en el Hospital Niño de Jesús de Madrid y en los Servicios de los Dres. D. Juan Bravo Frías y D. Alonso Muñoyerro de la Inclusa de Madrid. Obtuvo la concesión por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de una Beca para ampliar estudios de Pediatría en Zürich y Berna, en 1943. Obtuvo el Grado de Doctor en Medicina en Madrid, tras la defensa de su Tesis Doctoral, dirigida por el Prof. D. R. García Duarte-Salcedo y D. José Pedro Casado Corzo sobre un tema que ya le preocupaba y que sigue de actualidad: " Contribución al estudio de la colesterinemia en la primera infancia ", en Madrid, ante un Tribunal presidido por D. Enrique Súñer y del que formaba parte D. Gregorio Marañón.

Desarrolló su actividad académica desde el año 1929 hasta 1948 ocupando diferentes puestos docentes: Ayudante de Clases Prácticas de Pediatría de la Facultad de Medicina durante los cursos académicos de 1929 a 1936, Catedrático Interino de la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina, en parte de los años 1931 y 1932, por ausencia del Prof. García-Duarte Salcedo, Prof. Auxiliar Interino de la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina de Granada durante los cursos académicos de 1939 a 1947, Profesor Adjunto Interino de Pediatría durante el curso 1947-48, Encargado de la Cátedra de Pediatría, en parte del curso, durante el curso académico de 1944-45.

En abril de 1948 tras reñidas oposiciones obtiene la plaza de Catedrático de Pediatría de la Facultad de Medicina de Granada, plaza que ocupó, hasta septiembre de 1976 en que fue jubilado por cumplir la edad reglamentaria. Fue

Director de la Escuela Profesional de Pediatría y Puericultura de la Facultad de Medicina de Granada desde su creación en 1964 hasta 1976, Vicedecano de la Facultad de Medicina de Granada desde 1958 hasta 1960, Decano de la Facultad de Medicina de Granada, desde 1960, hasta 1965, Director del Hospital Clínico S. Cecilio, durante el período en que fue Decano de la Facultad de Medicina de Granada.

Con la colaboración de sus excelentes ayudantes d esarrolló un labor sanitaria como: m édico Ayudante del Dispensario de Puericultura "Gota de Leche y Consultorio de los niños de pecho", dependiente de la Junta de Protección de Menores, desde 1929 a 1932; médico numerario del Dispensario de Puericultura "Gota de Leche" desde el 11 de Julio de 1932, asistente y colaborador en el Servicio de Medicina Interna y Gastropatología del Dr. D. Fidel Fernández (Hospital de S. Lázaro de Granada, y encargado de la consulta de Pediatría del mismo en el período de 1932-35, asistente y colaborador en el Instituto de Helmintología del Prof. D. Carlos R. López Neyra, durante los años 1934 y 1935, fundador y director de la primera Guardería Infantil de Granada (Cuna del Niño Jesús), dependiente del Patronato de la Junta de Protección de Menores, instalada ini cialmente en la Cuesta de Molinos y posteriormente trasladada al edificio de Ancha de Sto. Domingo, en 1936; encargado Interino de la Jefatura de los Servicios de Higiene Infantil del Instituto Provincial de Sanidad, desde 1936; médico numerario y Director Interino de los Servicios de Puericultura dependientes de la Junta de Protección de Menores desde 1936; servicios prestados como médico en el Hospital de guerra de S. Francisco, del que era Director D. Fidel Fernández, desde 1936-1939; director del Dispensario de Puericultura "Gota de Leche y Consultorio de Niños de pecho", de la Junta Provincial de Protección de Menores de Granada, desde junio de 1942; médico Puericultor en Granada, Jefe del Servicio de Higiene Infantil del Estado, dispensario nº 2, desde 1943. rector de la Escuela Departamental de Puericultura de Granada, desde 1943. Director-fundador del Centro de Prematuros de Granada, en el plan UNICEF, en el Hospital Clínico d e Granada, desde 1963 hasta 1976, en que dicho Centro se integró en el Hospital Clínico Universitario de Granada. Médico Consultor de Pediatría de la Seguridad Social y Jefe de los Servicios de Encamación de la Seguridad Social de Granada, hasta 1973. Jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Clínico de la Facultad de Medicina de Granada. Ejerció la Medicina en la especialidad de Pediatría, con la colaboración de diferentes ayudantes, como "médico de niños" a lo largo de mas de 50 años.

A nivel clínico, el Departamento de Pediatría de Granada, del Hospital Clinico S. Cecilio fue uno de lo servicios primeros en poseer entre sus colaboradores y para la clínica un especialista en cirugía pediátrica, el Dr. Lardelli Lardelli, médico de excelentes cualidades docentes que formado en la Clinica de Zürich desarrolló una amplia labor clínica y docente a lo largo de muchos años.

El Prof. Galdó realizó una fecunda labor divulgativa sobre temas de pediatría especialmente de puericultura a través de los diferentes medios de comunicación, especialmente la prensa escrita en temas tan variados e interesantes como la leche de vaca maternizada en casa, los zumos de las frutas en la alimentación del niño, el baño de aire, vacunación sin cicatriz, el oído del niño, chupete si, pero no, educación física en la cuna, ¿por qué llora el niño?, los juguetes del niño, los primeros pasos, el fútbol como deporte infantil, la grey infantil revuelta, las abuelitas, la miel de abejas en la alimentación del niño, nodrizas, su majestad el niño, el niño enfermo y la madre enfermera, ¿donde debe veranear su hijo?, la mantequilla en la alimentación del niño pequeño, la piel del niño, el arte antiguo y el arte moderno de la lactancia, respiración nasal y vientre de madera, los primeros pasos, el niño ante el portal de belén, las vitaminas y el niño, cuidemos de la boca del niño, etc.

Fue autor de numerosos libros, tratados y monografías sobre Pediatría que han sido referencia y de uso obligado para los pediatras de España y países de habla hispana. Debemos destacar su conocido libro sobre Exploración clínica en pediatría, del que se hicieron varias ediciones, y el Tratado de exploración clínica en pediatría , en colaboración con el Prof. M. Cruz, que es un alumno distinguido de la escuela pediátrica granadina. Publicó numerosos artículos de investigación en revistas científicas nacionales y extranjeras. Por su trabajo realizado en colaboración con J.P.Casado y R.Talavera (demostration dans le serum du foetus humain d'une nouvelle fraction proteique au moyen de l'electrophorese sur papier), en el que describían la alfa-1 fetoproteína, fue nombrado Miembro de la Sociedad de Pediatría de París.

Fue fundador y director de la Revista "Actualidad Pediátrica ", (1952-1974) publicación mensual de bibliografía internacional, en la que con una editorial original sobre un tema de palpitante actualidad en Pediatría se recogían las referatas traducidas en español de los trabajos más importantes publicados en la bibliografía mundial (publicados en francés, inglés, alemán e italiano), revista con amplia difusión por España y América. También formó parte del Consejo de Redacción de numerosas Revistas nacionales e internacionales.

En 1956, junto al Prof. Antonio Torres López, hacen renacer la "Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Medicina de Granada" (que fundara el Prof. Pareja Yévenes en 1928) y que tras el año 1933 quedara dormida, al frente de la cual estuvo muchos años en calidad de Presidente y posteriormente Presidente de Honor Perpétuo.

Organizó, dirigió, impartíó y participó en numerosos Congresos y Reuniones nacionales e Internacionales, Cursos, Conferencias, siendo el Presidente del Congreso Nacional de Pediatría celebrado en 1972 y la Reunión Nacional de Pediatría celebrada el año 1973.

Fue distinguido con numerosos premios y distinciones: Académico Numerario de la Real Academia de Medicina del Distrito de Granada, siendo nombrado Socio de Honor de las Sociedades de Pediatría de Madrid, Castellano Astur-Leonesa, Valenciana Sociedad de Pediatría de Andalucía Oriental y Andalucía Occidental y Extremadura, Presidente de Honor de la Asociación Española de Pediatría y de la Sociedad de Pediatría de Andalucía Oriental, de la que fuera Presidente fundador. Fue distinguido con la Encomienda con placa de la Orden Civil de Sanidad, en 1967. (1948-1976)

Época actual de la enseñanza de la Pediatría en la Universidad de Granada

Al jubilarse en 1976 el Prof. Galdó Villegas se hacer cargo de las enseñanzas el Prof. Galdó Muñoz, Prof. Adunto de Pediatría, con la colaboración del Prof. Rafael Talavera Romero y D. Alberto Lardelli Lardelli.

En febrero de 1967 viene procedente de Barcelona el Prof. D. Juan Antonio Molina Font, (discípulo del Prof. Cruz Hernández), como Prof. Agregado de Pediatría, para pasar a desempeñar la cátedra de pediatría vacante. Con posterioridad se han incorporado como Profesores Titulares numerarios los Profs. Rogelio Bayés García, D. Eduardo Narbona López, D. Antonio Muñoz Hoyos, D. Antonio Valenzuela Ruiz, D. José Maldonado Lozano, Dª Angeles Ruiz Extremera y Dª Cristina Campoy Folgoso, como Profª Titular interina y D. Carlos Ruiz Cosano, como Catedrático de Escuela Universitaria. Desde 1995 el Prof. Galdó viene desempeñando la segunda cátedra de Pediatría con el perfil de Pediatría Social y Adolescencia, siendo ésta la primera cátedra de la Universidad Española con este perfil.

La Escuela Pediátrica granadina

Iniciada por el Prof. García Duarte Salcedo, a su muerte, en 1936, es seguida por el Prof. Galdó Villegas continuando la labor iniciada por su Maestro, rodeándose de un amplio equipo de excelentes colaboradores pediatras. Queremos hacer mención a alguno de ellos, pero rogamos perdón porque esta enumeración no sea completa: los Dres. José Castillo Sáez, Juan Mañas Montalvo, Francisco Girón Lozano, Francisco Fajardo Avilés, Luis García Gómez, Alberto Lardelli Lardelli, Luis Sánchez Medina Benavides, José Aznarte Carvajal, Eduardo Solana Ortega, Manuel Ávila Molina, Juan M. Sánchez Jiménez, José Carralcázar, Puga Benegas, Gámez Morón, Rafael Peñalver Infante, José Felipe Soto, Manuel Hernández Rubio, Alberto Lardelli Lardelli, Antonio Román de la Rosa , Miguel Navarro Alcarria, Francisco Gálvez Ortíz, Rafael Fer nández Crehuet, José González Vida, Félix García Villanova, Martínez del Pino, Casinello Ros, Luis López Gay, Manuel Luque Gómez, Eduardo Pastor Linares, Francisco Paredes Pacheco, Diego Aragón Artacho, José Luis Flores Temboury, Carlos Planchuelo Calvo y tantos otros, y como alumno interno: M. Cruz Hernández (su alumno más distinguido), primero como Prof. Adjunto y posteriormente como Catedrático de Pediatría de la Facultad de Medicina de Cádiz y posteriormente de Barcelona.

Este grupo inicial va renovándose con el transcurrir del tiempo y tiene nuevas incorporaciones: Antonio Martínez Valverde (Prof. Adjunto y posteriormente Catedrático de Pediatría de la Facultad de Medicina de Málaga), Jesús Moreno Martín (Prof. Adjunto y posteriormente Jefe del Departamento de Pediatría de la Ciudad Sanitaria Virgen de las Nieves), Manuel Pajarón de Ahumada, Luis Ortega Martos, Francisco García Gallego, Rafael Talavera Romero, Manuel Bueno Sánchez (Catedrático de Pediatría de la Universidad de la Laguna y posteriormente de la de Zaragoza), Rafael Sabatel Bueno, Francisco Rodríguez López (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Murcia), Bonifacio Esteban Velasco, Manuel Tapia López, José Lucena Travé, Rafael Sabatel Bueno, Juan López Muñoz, Antonio Alcalde Castillo, José Cara Mariscal, Julio Gualda Cantón, Luis del Rio Mapelli, Rafael Robles Ceres, Rafael Ramírez Palacios, Antonio Jurado Ortiz, Antonio Medina, etc., etc.

Sus alumnos han seguido su ejemplo y desarrollado la escuela pediátrica granadina, hasta alcanzar su importancia actual, formando a numerosos médicos, pediatras y puericultores que han alcanzado los puestos más importantes de responsabilidad en el ámbito de la medicina infantil clínica y universitaria. Sería difícil citar a todos y cada uno de sus alumnos, sin cometer omisiones. No obstante debemos citar que a nivel universitario sus alumnos directos más distinguidos han sido los Profs. Manuel Cruz Hernández, Francisco Rodríguez López, Antonio Martínez Valverde, Manuel Bueno Sánchez y Gabriel Galdó Muñoz que han seguido sus directrices al frente de diferentes departamentos universitarios.

Discípulos de los anteriores constituyen una amplia generación entre los que destacaremos a los Profs. Alfonso Delgado Rubio (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Bilbao), Miguel García Fuentes (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Cantabria), José Pérez González (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Zaragoza), Manuel Casanova Bellido (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Cádiz), Rafael Jiménez González (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Barcelona), Juan Antonio Molina Font (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Granada), J.L. Morales, Josep Argemí Renom (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Cádiz y posteriormente de la Universidad de Barcelona), Olivares (Catedrático de Pediatría de la Universidad de Zaragoza), y tantos otros que han ocupado y ocupan puestos de responsabilidad en la Universidad y en la Sanidad Española.