Portada del Departamento de Filosofía
Pautas para redactar un trabajo escrito o un artículo
-
-
-
Competencias en el trabajo sobre textos filosóficos
Agustín Moreno Fernández
  

1. Competencia en el análisis, comentario y presentación escrita de un trabajo de textos filosóficos
 

Una constante en toda la titulación de filosofía es el trabajo de textos filosóficos. Como ante cualquier tipo de textos -y de manera especial ante la literatura filosófica- se requieren del lector una serie de habilidades que quizás no estén lo suficientemente asentadas al inicio de la carrera por parte de los alumnos. Por tanto una tarea será capacitar al alumno en la lectura, comprensión, esquematización, resumen, extracción de tesis y comentario de textos. A lo que podríamos añadir capacitación del alumno en el manejo de algún programa informático de procesador de textos para la presentación de los trabajos.

Posibles recursos:

- Dotar de estos contenidos - si es que no lo están - a la asignatura de Introducción a la filosofía y comentario de textos (y considerar si es posible si no su obligatoriedad sí lo oportuno de cursar esta asignatura).

- Coordinación estratégica en las asignaturas de primer curso de manera que se trabajen los textos con criterios similares desde unos mismos patrones para la lectura, comprensión y comentario de textos.

- También cabe la posibilidad de realizar algún curso optativo o llámesele como se quiera, en el que se hable de la tipología de textos, las estructuras más habituales que presentan, la detección de éstas desde conectores lingüísticos entre proposiciones… E igualmente también cabe esta misma posibilidad de cara a dar algunas claves en el manejo de programas para procesar textos o hacer presentaciones en clase (Word, PowerPoint…).

- Algo complementario a estas posibles opciones, o al menos como mínimo, sería la elaboración de una guía en la que se contengan claves respecto a todo lo dicho.
 

2. Competencia en la expresión: exposición de trabajos, discusión y argumentación

Otra de las constantes en la titulación de filosofía - debería serlo al menos en mi opinión - es la de la expresión, discusión y problematización de cuestiones en torno a textos, clases magistrales, debates….

Habría que buscar la manera de aprender a expresarse en público desde lo complicado de los inicios (vencer la timidez y el miedo, llevar algunas ideas claras en torno a las cuales articular la exposición, intentar no leer meramente lo que vamos a exponer) en exposiciones individuales hasta lo más complicado de un nivel más avanzado (expresarse con rigor en el uso de conceptos, esforzarse en la mutua comprensión en el debate…). 

Posibles recursos:

Quizás puede favorecerse esta vertiente en la titulación con la invitación explícita del profesor en clase a la participación creando un clima que invite a ello y también con sesiones prácticas dedicadas en exclusiva a trabajar todo esto en las que el alumno deba exponer un tema, explicar su análisis de un texto, plantar preguntas para un debate… (esto ya se ofrece en bastantes asignaturas desde primer curso a quinto).
 

3. Competencia en el uso de recursos bibliográficos e informáticos generales y específicos de filosofía

Otra habilidad imprescindible es el manejo de recursos bibliográficos e informáticos para consultas y elaboración de trabajos de investigación. En este sentido me parece que actualmente se ofrecen los recursos adecuados para la consecución de este objetivo. Si bien es cierto que también puede incidirse en la capacitación del alumno para la búsqueda específica en artículos de revistas filosóficas en índices para tal efecto que podemos consultar en internet.

Posibles recursos: 

Además de las visitas guiadas de primer curso a la Biblioteca o la disponibilidad del personal de la biblioteca, puede elaborarse también una guía con claves para el manejo de buscadores de internet o específicamente de artículos filosóficos en los índices de revistas de filosofía (o como observamos antes la posibilidad de alguna sesión práctica en un aula de informática).
 

4. Competencia en la crítica y discusión de distintos discursos en distintos ámbitos y disciplinas

Capacidad crítica para entrever los presupuestos de un discurso y poder cuestionarlos, ya sea hablado, escrito e incluso visual en distintos ámbitos disciplinares y de la vida. Quizás en esta época de dominio de la imagen y lo virtual en el marco de los medios de comunicación, sea necesario estar familiarizados con este discurso omnipresente y quizás también sería oportuno establecer alguna asignatura específica - o de manera transversal en las que sea pertinente - donde sean objeto de nuestro estudio artículos de periódico, programas de televisión, películas, música … (se hace actualmente en la asignatura Lenguaje y hermenéutica).

Dicho de otra manera más global: capacidad crítica para interpretar/abordar la realidad. Se pone de manifiesto que hay un ideal largamente transitable para el titulado en filosofía según el cual éste debe hacer incursiones en diversas disciplinas y ámbitos (ciencia natural, economía, psicología, política, comunicación…) para llevar a cabo mejor esta tarea y dar cabida a un diálogo fecundo entre disciplinas. 
 

Algunas puntualizaciones

- No hay que perder de vista que en la universidad una de la mejores maneras de hacerse autónomo es también vérselas en situaciones solo para afrontar situaciones. Si todo se da ya hecho, masticado… Creo que gran parte de la madurez y habilidades adquiridas se consiguen en el trabajo autónomo. Es importante el consejo, la pauta, dar ánimos e indicar de qué recursos se disponen pero no mucho más allá…

- Es importante valorar de dónde partimos. Sin ser un optimista ingenuo en líneas generales creo que en la titulación actual con sus virtudes y defectos están las herramientas y los recursos para terminar con una buena formación. Una de las virtudes -creo- es la heterogeneidad de puntos de vista y métodos de cada asignatura o profesor. Y es quizás este hecho también el que haga "espabilar" y en el ejercicio de prestar atención a los distintos modos de trabajo en cada asignatura, creo que va quedando un sedimento que capacita justamente a amoldarse a esas diversas formas de trabajar. A lo que voy es que es quizás peligroso amasar de manera homogénea con un rodillo todo lo que hay, de la misma manera que las clases magistrales creo que no pueden quedar minusvaloradas con todo lo que pueda pasar con el sistema ECTS. Mi experiencia en general de éstas es bastante positiva (hay que considerar también la diversidad de opiniones: las clases magistrales de tal profesor que son para mí aburridas y pesadas son para otro interesantes y pertinentes…).
 

En síntesis, un buen titulado en Filosofía debe estar capacitado en lo siguiente

1. Conocimiento general de corrientes y autores no estanco, sino dinámico: Problemas que abordan, soluciones que ofrecen, discusiones entre ellos, época a la que responden y en la que están situados…

2. Capacidad de leer, analizar, resumir, esquematizar, extraer tesis y comentar textos filosóficos.

3. Capacidad de expresar lo trabajado en los textos, problematizar, discutir y argumentar en torno a estos con interlocutores de manera respetuosa y rigurosa. Ejercitarse en la comprensión y análisis de lo que el otro me dice y la articulación de la respuesta adecuada.

4. Capacidad en el manejo de programas informáticos: procesador de textos y presentación de diapositivas para la elaboración de trabajos y exposición pública.

5. Capacidad en el manejo de recursos bibliográficos e informáticos en la búsqueda general de información y específicamente en fuentes referidas a literatura filosófica.

6. Capacidad crítica en la interpretación de la realidad circundante, respecto a los distintos discursos que en los distintos ámbitos de la vida se nos presentan y en el marco de la sociedad de la imagen y de los medios de comunicación. Debería estar incluida la capacidad al menos de aproximación autodidacta a otras disciplinas.

7. Capacidad para argumentar razonadamente opiniones en ámbitos de la sociedad no curtidos en el lenguaje altamente conceptualizado y abstracto: ser capaces de expresar opiniones y exponer críticas a la gente de la calle. El filósofo hoy debe ser en parte comunicador público, saber saltar a la arena de la polis y saber explicarse sin traicionar lo que quiere expresar.