Tema 2. Desarrollo sexual: aspectos evolutivos.


2.1.3. Aspectos evolutivos conductuales


El impacto psicológico de los acontecimientos de la pubertad

La investigación reciente muestra que la pubertad no es un período determinado biológicamente e inevitable de tormenta y tensión. El ajuste del adolescente varía enormemente y es un producto de fuerzas biológicas y sociales. Las chicas generalmente reaccionan a la menarquia con sorpresa y emociones mezcladas, pero el que sus sentimientos sean más positivos o negativos depende de la información que tengan y del apoyo de los miembros de la familia. Los chicos normalmente saben por anticipado de la primera eyaculación, pero reciben menos apoyo social que las chicas por los cambios físicos de la pubertad. Además del nivel de hormonas, los cambios situacionales están asociados con los cambios de humor de los adolescentes. La pubertad está acompañada de un conflicto ligero y un distanciamiento psicológico entre padres e hijos. El momento de la pubertad influye en el ajuste psicológico. Los chicos que maduran pronto y las chicas que los hacen tardíamente, cuya apariencia concuerda con las normas culturales del atractivo físico, tienen una imagen corporal más positiva, se sienten con más confianza en ellos mismos, y mantienen posiciones de liderazgo. Por el contrario, las chicas que maduran tempranamente y los chicos que lo hacen posteriormente, que encajen menos físicamente con sus iguales, experimentan dificultades emocionales y sociales. Los cambios hormonales de la pubertad llevan a un incremento del impulso sexual, pero los factores sociales influyen en cómo los adolescentes manejan su sexualidad. Comparados a la mayoría de culturas, EE. UU son muy restrictivos en su actitud hacia el sexo adolescente. Las actitudes sexuales de adolescentes y adultos son más liberales en los últimos años y el índice de la actividad sexual se ha elevado. De un tercio a la mitad de adolescentes americanos sexualmente activos no practican la anticoncepción normalmente. Los procesos cognitivos de los adolescentes y una falta de apoyo social para una conducta sexual responsable subyacen a esta tendencia. Alrededor del 3% al 6% de los jóvenes descubren que son homosexuales. Aunque la herencia contribuye, la homosexualidad probablemente resulta de una variedad de combinaciones biológicas y ambientales que todavía no se entienden bien. Los adolescentes homosexuales se enfrentan a problemas especiales para establecer una identidad sexual positiva. Los adolescentes sexualmente activos tienen riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. La más seria es el SIDA. El abuso de drogas y los jóvenes homosexuales explican la mayoría de casos, pero se está extendiendo entre los heterosexuales, especialmente entre las mujeres. El embarazo, el aborto y el alumbramiento en adolescentes son más altos en EEUU que en muchos países industrializados. La paternidad adolescente a menudo está asociada con el abandono del instituto y la pobreza, circunstancias que ponen en riesgo el bienestar del adolescente y del recién nacido. La mejora de la educación sexual y los servicios contraceptivos para adolescentes reduce el embarazo y el alumbramiento. Las chicas que alcanzan la pubertad pronto, no están satisfechas con la imagen de su cuerpo, y que crecen en hogares acomodados tienen mayor riesgo de contraer desórdenes alimenticios. La anorexia nerviosa suele aparecer en las chicas con personalidades perfeccionistas, de padres sobreprotectores y controladores. El comer impulsivo y la purga de la bulimia está asociada con ausencia de autocontrol en otras áreas de la vida.

Madurez sexual

Tiene lugar durante el estirón del crecimiento, aparecen cambios que transforman a los chicos y chicas en hombres y mujeres. En la pubertad el proceso de maduración sexual da como resultado muchas diferencias corporales significativas. Entre éstas se cuentan los cambios tanto en las características sexuales primarias como en las secundarias. Las características sexuales primarias vienen determinadas por los órganos sexuales que están directamente implicados en la reproducción, como el útero, los ovarios, los testículos y el pene. Las características sexuales secundarias se refieren a aspectos sexuales que no participan directamente en las funciones de la reproducción como la barba del hombre o los pechos de la mujer. La testosterona y los estrógenos son las hormonas sexuales que controlan la maduración sexual que se inicia con la menarquia y la espermarquia.

Desarrollo moral: diferencias de género

El razonamiento moral se hace mucho más complejo durante la niñez y la adolescencia. Kohlberg (1963, 1981) planteó la idea de que este desarrollo aparece en seis fases de una complejidad creciente, desde la fase elemental de que "quien tiene la fuerza manda" hasta el reconocimiento de los principios éticos universales. A pesar de algunas críticas (Gilligan, 1982, las niñas y las mujeres suelen ver los dilemas morales de forma diferente a la de los chicos y los hombres. En general el enfoque masculino típico parece ser "interfieras con los derechos de los demás; el enfoque femenino parece ser "preocúpate de las necesidades de los demás. Las mujeres otorgan un mayor grado de consideración al contexto de las decisiones morales, fijándose en las relaciones humanas que están implicadas en estas decisiones), la teoría de Kohlberg parece ser válida en general, y aunque los hombres y las mujeres pueden analizar los problemas morales de una forma algo diferente, ninguno de los dos sexos es más competente en general para resolver los dilemas morales.


La toma de decisiones -sexuales- en la adolescencia

Los adolescentes parecen tener aptitudes mixtas en lo que se refiere a una buena adopción de decisiones. Por una parte, la adolescencia es testigo del desarrollo de muchas habilidades cognitivas que son esenciales para un buen juicio. Por otra parte, las habilidades para juzgar, por sí solas, no permiten tomar buenas decisiones y la autoimagen, la presión de los compañeros y una emocionalidad elevada pueden también provocar una toma de decisiones deficiente. Los factores cognitivos y motivacionales pueden dificultar a los adolescentes el emitir juicios con buen criterio sobre su actividad sexual, como se refleja en los índices elevados de embarazos indeseados y de enfermedades de transmisión sexual durante la adolescencia. Los adolescentes que creen que no son susceptibles de contraer el SIDA o de quedarse embarazadas, o que se centran de forma exclusiva en sus propios intereses o en sus necesidades inmediatas pueden dejar de tomar las precauciones apropiadas. La mejor forma de ayudar a los adolescentes a evitar problemas con la conducta sexual puede ser animarles a posponer la exploración sexual hasta que sean capaces de razonar de forma más madura. Los modelos de representación de roles que ofrecen los compañeros parecen ejercer una influencia especial, así como la educación que anima a pensar y debatir sobre la sexualidad.

1. Distinciones por el género según el tipo de juego (infancia)
a) listado de juegos atribuidos principalmente a los niños
b) listado de juegos atribuidos principalmente a las niñas
c) listado de juegos atribuidos a ambos

2. Opciones personales, gustos privados, preferencias individuales (adolescencia)
a) opciones personales, gustos y preferencias típicamente masculinas
b) idem femeninas
c) idem andróginas

Desarrollo psicológico y Educación. I. Jesús Palacios, Alvaro Marchesi y César Coll. Alianza Editorial. 1990, 1991.

Psicología del desarrollo: Infancia y adolescencia. Berger y Thompson. Editorial panamericana. 1997.

Desarrollo del niño y del adolescente. Laura Berk. Prentice Hall. 2001.