LA TRANSVERSALIDAD EN LA EDUCACIÓN OBLIGATORIA

PRESENTACIÓN

El nuevo Sistema Educativo Andaluz propone entender la acción educativa en un sentido amplio, incluyendo los valores y las actitudes como una parte esencial, al considerar que la educación tiene entre sus finalidades "la integración de niños/as, jóvenes en la cultura del grupo social y también la formación ético cívica en AQUELLOS VALORES QUE SERÍA DESEABLE DEFENDER y/o aspirar en nuestro mundo actual y futuro.

La educación está configurada por los aspectos conceptuales, habilidades o procedimientos y por pautas de conducta, normas sociales, valores morales. Por eso los decretos de enseñanza han planteado la necesidad de reafirmar la función moral de la escuela, desdeñada en otros momentos por enfoques técnicos, de modo que todo el curriculo esté impregnado de valores morales y cívicos.

La escuela debe intervenir explícitamente, sin delegar, aunque sí compartiendo en la producción de valores y actitudes sociales ético-cívicos.


En los últimos años la Junta de Andalucía a través de los Centros de Profesorado, de las Instituciones educativas y Organizaciones no Gubernamentales, ha realizado un amplio esfuerzo de sensibilización (programas, cursos, conjunto de actividades ludico-formativas, seminarios permanentes, grupos de trabajo, proyectos de innovación y formación) sobre la educación en valores y la incorporación de LOS TEMAS TRANSVERSALES EN EL CURRICULUM.

Muchos profesores y profesaras tienen serias dudas, cuando no desconcierto, a la hora de articular todos los nuevos temas transversales y cuestiones morales con lo que hasta ahora habían entendido que tenían que enseñar y educar, y particularmente con el CÓMO HACERLO EN LAS TAREAS COTIDIANAS DE CLASE Y EN LA EDUCACIÓN CONJUNTA DEL CENTRO.

La LOGSE y la normativa de desarrollo curricular posterior han señalado claramente los objetivos generales de la educación en esta dimensión y ha apuntado algunas formas de llevarla a cabo (contenidos de actitudes, temas transversales, Proyecto de Centro...). No obstante, la contextualización en cada centro le ha impedido entrar en los modos específicos de traducción a la práctica docente en cada tema.

Es cierto que se han ofrecido desde las diversas instancias de la Administración y desde las editoriales privadas multiples recursos y materiales o libros, pero sin un marco articulado común y específico, teniendo así lo que sería como un amplio cajón de sastre.

Las diversas propuestas, más que buenos materiales autosuficientes e individualizados sobre aspectos y temas transversales específicos, que exigen un tiempo y un espacio propios de los que no siempre se dispone para llevarlos a cabo en las aulas, hacen difícil su integración en las áreas por requerir reorganizar horarios, profesorado y programaciones, propuestas orientativas sobre cómo enfocar la educación en valores y los temas transversales, y cómo insertarlos en el conjunto de tareas docentes y educativas del centro.

Los materiales y propuestas sobre unidades didácticas específicas, sobre las más diversas cuestiones transversales, pierden posibilidad de transferencia y carácter orientador cuando no se conjugan en un planteamiento global y se inscriben en un contexto de trabajo... Con frecuencia olvidan la necesaria interrelación entre todos los temas transversales al estar elaboradas desde una línea transversal sin conexión con las demás actividades y tareas del Centro.

¿QUÉ SIGNIFICA INTEGRAR LA DIMENSIÓN TRANSVERSAL EN EL CURRICULUM?

Sin duda hay un conjunto de problemas didácticos, organizativos y sociales en esta integración.

1.- Los temas transversales no pueden quedar en el mero papel de las intenciones.

2.- No deben quedar como un tratamiento opcional por alguno, o ninguno, de los docentes.

3.- No se puede pretender que los temas transversales se conviertan en nuevas materias curriculares con un espacio, un tiempo y una secuenciación.

4.- En consonancia con una práctica docente globalizada o interdisciplinar deben organizarse las áreas en torno a núcleos de interés socio-moral y dar desde las propias disciplinas una dimensión amplia al propio conocimiento escolar

"ESTO SUPONE COMBINAR CONOCIMIENTOS PROPIOS DE DIVERSAS ÁREAS O MATERIAS CON ELEMENTOS COTIDIANOS, ELEMENTOS DE INTERÉS SOCIAL Y COMPONENTES REFERIDOS AL DESARROLLO DE ACTITUDES Y VALORES" (CECJA-1996 a.)

Para González Lucini (1994): "LA ENSEÑANZA DE LAS ÁREAS SE REALIZARÁ POR SU FUNCIONALIDAD EN EL ÁMBITO SOCIAL Y MORAL DE LA TRANSVERSALIDAD". En este sentido la transversalidad apunta a lo que la mejor tradición educativa siempre aspiró a: "EDUCAR PARA LA VIDA, ENSEÑANDO"

Por ello es muy importante que se incardinen en el Proyecto de Centro con un alto grado de consenso y compromiso por parte de los profesores y demás componentes de la comunidad escolar.


LA LOGSE Y LOS TEMAS TRANSVERSALES

Cuatro de las capacidades generales que se pretenden desarrollar en el alumnado en la EDUCACIÓN PRIMARIA (Art. l3 de la LOGSE), (e, g, h, j), de un total de nueve propuestas, se pueden considerar claramente relacionadas con la educación en valores y los TEMAS TRANSVERSALES.

e) Apreciar los valores básicos que rigen la vida y la convivencia humana y obrar de acuerdo con ellos.

g) Conocer las características fundamentales de su medio físico, social y cultural y las posibilidades de acción en el mismo.

h) Valorar la higiene y la salud de su propio cuerpo, así como la conservación de la naturaleza y del medio ambiente.

i) Utilizar la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal.

En la EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA (Art.l9 de la LOGSE), siete de las capacidades generales que se consideran para desarrollar en el alumnado (d, e, f, h, i, j, k) de un total de las once propuestas están en clara relación también con la educación en valores y los temas transversales

d) Comportarse con espíritu de cooperación, responsabilidad moral, solidaridad y tolerancia, respetando el principio de la no discriminación entre las personas.

e) Conocer, valorar y respetar los bienes artísticos y culturales.

f) Analizar los principales factores que influyen en los hechos sociales y conocer las leyes básicas de la naturaleza.

h) Conocer las creencias, actitudes y valores básicos de nuestra tradición y patrimonio cultural, valorar críticamente y elegir aquellas opciones que mejor favorezcan su desarrollo integral como personas.

i) Valorar críticamente los hábitos sociales relacionados con la salud, el consumo y el medio ambiente.

j) Conocer el medio social, natural y cultural en que actuan y utilizarlos como instrumentos de formación.

k) Utilizar la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal.

Aasimismo, respecto al BACHILLERATO (LOGSE, art.26), podemos considerar relacionadas cuatro (c, e, f, j) de las nueve capacidades generales que desarrolla:

c) Analizar y valorar críticamente las realidades del mundo contemporaneo y los antecedentes y factores que influyen en él.

e) Consolidar una madurez personal, social y moral que les permita actuar de forma responsable y autónoma.

f) Participar de forma solidaria en el desarrollo y mejora del entorno social.

j) Utilizar la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal.


PROGRESIÓN DE LA LOGSE EN EL TRATAMIENTO DE LA EDUCACIÓN EN VALORES Y LOS TEMAS TRANSVERSALES.

1) En el preambulo:

"El objetivo primero y fundamental de la educación es el de proporcionar (...) a los jóvenes de uno y otro sexo una formación plena que les permita conformar su propia y esencial identidad, así como construir una concepción de la realidad que integre a la vez el conocimiento y la valoración ética y moral de la misma. Tal formación ha de ir dirigida al desarrollo de su capacidad para ejercer de manera crítica y en una sociedad axiológicamente plural, la libertad, la tolerancia y la solidaridad (párrafo, 2).

En la educación se transmiten y se ejercitan los valores que hacen posible la vida en sociedad, singularmente el respeto a todos los derechos y libertades fundamentales, se adquieren los hábitos de convivencia democrática, y de respeto mutuo, se prepara para la participación responsable en las distintas actividades e instancias sociales. La madurez de las sociedades se deriva, en muy buena medida, de su capacidad para integrar, a partir de la educación y con el concurso de la misma, las dimensiones individual y comunitaria (párrafo, 3)

La educación permite, en fin, avanzar en la lucha contra la discriminación y la desigualdad, sean éstas por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, u opinión, ya tenga un origen familiar o social, se arrastren tradicionalmente o aparezcan continuamente con la dinámica de la sociedad (párraf. 5).

En esa sociedad del futuro, configurada progresivamente como una sociedad del saber, la educación compartirá con otras instancias sociales la transmisión de información, y conocimientos, pero adquirirá aún mayor relevancia su capacidad para ordenarlos críticamente, para darles un sentido personal y moral para generar actitudes y hábitos individuales y colectivos, para desarrollar aptitudes, para preservar su esencia, adaptándolos a las situaciones emergentes, los valores con los que nos identificamos individual y colectivamente. (párraf. 28).

Art.1: FINES:

a.1: El sistema educativo español, configurado de acuerdo con los principios y valores de la Constitución, y asentado en los derechos y libertades, reconocidos en ella y en la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de Julio, Reguladora del Derecho a la Educación, se orientará a la consecución de los siguientes fines:

a) El pleno desarrollo de la personalidad del alumno.

b) La formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad, dentro de los principios democráticos de convivencia.

e) La formación en el respeto a la pluralidad lingüística.

f) Preparación para participar activamente en la vida social y cultural.

g) La formación para la paz, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos.

Art.2: PRINCIPIOS:

a) La actividad educativa será una formación personalizada, que propicie una formación integral en conocimientos, destrezas y valores morales de los alumnos en todos los ámbitos de la vida, personal, familiar, social y profesional.

c) La efectiva igualdad de derechos entre los sexos y el rechazo a todo tipo de discriminación, y el respeto a todas las culturas.

e) El fomento de los hábitos de comportamiento democrático.

k) La formación en el respeto y defensa del medio ambiente.

PROCESO PARA SU INCLUSIÓN Y TRATAMIENTO

Partiendo de los Objetivos Generales los Temas Transversales y la Educación en Valores han de concretarse y especificarse en el PROYECTO EDUCATIVO, definiendo su sistema de valores en su Carácter Propio y se desarrollará a través de las FINALIDADES del PROYECTO CURRICULAR DE CENTRO, PROYECTO CURRICULAR DE ETAPA, y en sus correspondientes AREAS Y CICLOS hasta perfilarse en las respectivas programaciones de AULA.

Tanto en los documentos del M.E.C. como en los de la CEJA, las enseñanzas o temas transversales impregnan el curriculum establecido en sus distintas áreas, hasta el punto de que carece de sentido que el profesorado se plantee si está desarrollando un área determinada o un tema transversal concreto. La impregnación tiene que ser recíproca: los temas transversales están presentes en las áreas y éstas se hallan presentes en los Temas Transversales. Hablar de enseñanzas transversales no es hablar de contenidos nuevos que no estén ya reflejados en los contenidos de las áreas, sino que simplemente se trata de organizar algunos de esos contenidos alrededor de alguno de los temas transversales.

Entre los contenidos curriculares relevantes para las enseñanzas transversales, hay conocimientos conceptuales, procedimentales pero sobre todo, actitudes y valores, ligados a una dimensión ética que debe propiciar la autonomía moral de los alumnos y alumnas.

Puesto que han de impregnar toda la acción educativa, las enseñanzas transversales constituyen una responsabilidad de toda la comunidad educativa y muy especialmente del equipo docente. En particular, debemos repetir, han de estar presentes EN EL PROYECTO EDUCATIVO DE CENTRO, EN EL PROYECTO CURRICULAR DE ETAPA, EN LAS PROGRAMACIONES DE AREA Y EN LAS PROGRAMACIONES DE AULA que cada profesor realice.


AMBITOS DE LA EDUCACIÓN EN VALORES

Toda acción educativa es ya una actividad cargada de valor, por lo que, en cierto modo, es redundante hablar de "Educación en Valores", salvo que se quiera hacer hincapié en una educación explícitamente cargada de valores educativos, debidamente planificados en conjunción con las restantes áreas y tareas del centro.

El Curriculum de la Reforma propone inscribir la educación en valores y actitudes en todos los ámbitos de la acción educativa.

De este modo los contenidos actitudinales forman parte de los componentes curriculares de todas las áreas/materias de la educación obligatoria y la educación moral y cívica queda como tarea de la acción conjunta del Centro Escolar por el Proyecto de Centro, y más ampliamente: LAS ENSEÑANZAS TRANSVERSALES COMPLETARÍAN ESTA FORMACIÓN EN CAMPOS ESPECÍFICOS:

a) COEDUCACIÓN.

b) EDUCACIÓN VIAL.

c) EDUCACIÓN AMBIENTAL.

d) EDUCACIÓN PARA LA SALUD.

e) EDUCACIÓN DEL CONSUMIDOR Y DE LUSUARIO.

f) EDUCACIÓN PARA LA PAZ.

g) EDUCACIÓN PARA LA CONVIVENCIA.

h) DERECHOS HUMANOS.

i) etc.

Cuando ampliamos la noción de enseñanza por CURRICULUM queremos significar que la Educación no se limita a las dimensiones conceptuales, si no que incluimos las habilidades o procedimientos obviamnete un conjunto de pautas de conducta y normas morales o sociales vigentes en dicho grupo social y aquellas otras que sería razonable aspirar. De hecho la escuela transmite, aún sin proponérselo explícitamente, estos contenidos normativos y actitudinales, por lo que más vale planteárselos crítica y reflexivamente que dejarlos al arbitrio del azar.

Esta ampliación de las funciones son de la Escuela como agente socializador, cuando el ascenso de demandas sociales se corresponde paralelamente con el hecho de que otras instancias (como la familia) se inhiben de su primaria labor educativa. Esta dejadez ha hecho que cualquier problemática social relevante sea considerada contenido curricular, como se pone de manifiesto en el campo abierto de los TEMAS/ EJES TRANSVERSALES.

LA RESPUESTA CURRICULAR

Uno de los aspectos más novedosos que se derivan de la LOGSE es incluir los TEMAS TRANSVERSALES en el modelo curricular. Con esta expresión se alude a determinadas enseñanzas que están presentes en todas las áreas (o deben estarlo) de las diferentes Etapas Educativas.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS

1) Su propio carácter transversal decide el hecho de que no aparezcan asociadas a algunas áreas de conocimiento, sino a todas ellas y a todos sus elementos prescriptivos (Objetivos, Contenidos, y Criterios de Evaluación).

2) La indudable relevancia social de las cuestiones o problemas que las integran.

3) La ineludible carga valorativa (de índole predominantemente moral), que su tratamiento conlleva.

Las dos primeras características están íntimamente relacionadas, pues la propia transcendencia social que en nuestro mundo tienen, por ejemplo, las cuestiones ambientales, como las relacionadas con la salud, la paz y la solidaridad, el consumo o la igualdad de oportunidades, reclaman del medio escolar que las incorpore a la acción educativa, que constituyan uno de los ejes de la formación de los alumnos y alumnas desde todos los frentes curriculares.

Por su parte la tercera característica señalada pone su acento en la finalidad que se persigue con el tratamiento educativo de estos temas: que el alumnado no sólo tenga la oportunidad de plantearse y analizar cuestiones como las citadas sino que llegue a adquirir sobre las mismas determinadas actitudes y a desarrollar comportamientos basados en valores libremente asumidos.

Desde esta perspectiva, los aprendizajes relacionados con los temas transversales contribuyen de manera especial a la educación en valores morales y cívicos y, en consecuencia, a la formación integral de los estudiantes.

En última instancia contribuyen a formar personas capaces de construir racional y autónomamente su propio sistema de valores y, a partir de ellos, capaces también de enjuiciar críticamente la realidad que les ha tocado vivir e intervenir para transformarla y mejorarla.

Los Temas Transversales se presentan con un carácter abierto, no son inamovibles. En tonto señalan y recogen determinados aspectos problemáticos y/o controvertidos de la realidad, pueden y deben ser enriquecidos con todas aquellas cuestiones que respondan a nuevas demandas de la realidad social. Es decir, a nuevas preocupaciones y problemas colectivos que reclamen atención prioritaria en diferentes instancias sociales, incluido el medio escolar, como ocurre en la actualidad con el alarmante deterioro del medio ambiente, con la violencia sistemática de los derechos de las personas, con la pobreza y el hambre de unos frente a la opulencia y el despilfarro de otros, como y/o la discriminación de la mujer y de otros colectivos marginados, con los brotes de racismo, xenofobia, con el consumo de sustancias nocivas para la salud y el equilibrio personal y un largo etcétera ante el cual el Sistema Educativo no debe, ni puede, permanecer ajeno.

PROCESO DE CONCRECIÓN CURRICULAR

El hecho de que los temas transversales estén presentes en el curriculum oficial de las diferentes etapas y áreas de conocimiento es "condición necesaria pero no suficiente" para que IMPREGNEN la acción educativa de un centro en su conjunto.

Para lograr este objetivo conviene seguir un proceso paralelo al que se desprende del carácter abierto y flexible del nuevo modelo curricular. Dicho modelo apuesta claramente por la autonomía pedagógica del profesorado en aras de facilitar respuestas educativas ajustadas a las características de cada centro y a las peculiaridades de sus alumnos y alumnas. Para que ello sea posible, el curriculum establecido por la Administración Educativa sólo prescribe los elementos básicos que integran cada etapa educativa, de forma que sean los Equipos Docentes de cada Centro los que los desarrollen y concreten.

Desde este punto de vista, los Temas Transversales, al igual que el resto de los componentes del curriculum, han de ser tomados en consideración a lo largo de todo el proceso de desarrollo curricular. Es decir, estas enseñanzas también han de ser planificadas para hacer explícitas las intenciones educativas de cada Centro respecto de las mismas; así como para que se vayan concretando progresivamente esas intenciones o propósitos u objetivos-finalidades, mediante la adopción de acuerdos y la determinación de las actuaciones que se piensan llevar a cabo. Para ello es necesario que la comunidad educativa de cada centro reflexione, seriamente, sobre estos dos puntos:

1) Sobre la importancia de los temas transversales en la formación de los alumnos.

2) Sobre que den lugar a decisiones compartidas que se incorporen al Proyecto Educativo, al proyecto curricular de cada etapa, a las programaciones de las áreas y, lo que es más importante, a la práctica cotidiana del aula.


Nosotros tratamos, con nuestro trabajo de Investigación, aplicar el uso de INTERNET a los ejes transversales del currículo porque, como ya se ha dicho, éstos se conciben como unos complementos de formación que contribuyen a la educación global e integral del alumnado. Incluyen una temática muy diversa relacionada con la educación para la salud, la educación ambiental, las nuevas tecnologías, la educación para la paz, la coeducación: educación sexual y educación para la igualdad, educación del consumidor, educación vial, educación intercultural y otras áreas temáticas que no se suelen cubrir por medio de los contenidos de las áreas curriculares oficiales que establece el Decreto de la Educación Primaria, pero que es necesario integrar en cada una de ellas.

La "filosofía" curricular de la transversalidad puede aportar innumerables ventajas y puede mejorar la calidad de la educación en varios frentes (véase Reyzábal y Sanz, 1995):

- Diversifica el desarrollo curricular, lo enriquece y actualiza incluyendo otros muchos elementos: los medios de comunicación, las nuevas tecnologías, etc.

- Actúa como elemento aglutinador del conocimiento científico, incorporando sistemas extradisciplinares que permiten la creación de invariantes culturales.

- Permite el desarrollo de contenidos de alta funcionalidad y utilidad social, actuando de puente entre el conocimiento científico codificado y las aportaciones más recientes.

- Desarrolla fórmulas alternativas de organización escolar para el desarrollo curricular.

Esta innovación de la Reforma de 1990, a pesar de su importancia, no está exenta de complejidades y problemas a la hora de llevarla a la práctica por varias razones:
  • Estos contenidos no tienen una ubicación precisa en las áreas curriculares oficiales y por eso se olvidan con frecuencia.
  • Son áreas del saber que aparecen un tanto difusas y que carecen de una epistemología consolidada. Conviene darles consistencia mediante su aplicación y desarrollo a través de distintos medios.
  • Su realización efectiva conlleva modificaciones en el horario y flexibilidad organizativa. Conviene poner en práctica iniciativas y ofrecer al profesorado modelos de intervención para facilitar la transversalidad en la escuela.
  • En una época de gran desarrollo tecnológico, como la nuestra, y aprovechando la implantación paulatina de la TELEINFORMACIÓN Y LA TELECOMUNICACIÓN, gracias a la Red Internet, en la sociedad actual, conviene no ignorar esta realidad, y explorar su posible uso y utilidad en beneficio del sistema educativo, en su conjunto y potencialidad. Este, al fin, es nuestro objetivo.

Volver . . .