text/html; charset=ISO-8859-1? /> Página de Antonio Cañada

                                          

    Antonio Cañada Villar, Catedrático de la Universidad  de Granada

        Departamento de Análisis MatemáticoFacultad de Ciencias,    18071, Granada.  

Despacho:   Matemáticas, 1ª planta,  nº 15       (34) 958  241000, Ext. 20036    (34) 958 243272   E-mail: acanada@ugr.es

 DOCENCIA                                                                                                         EXCURSIONES MATEMÁTICAS                         MATEMÁTICOS DEL DÍA

INVESTIGACIÓN                                                                                               ENLACES                                                                     EL TEOREMA DEL DÍA

 

ANUNCIO: INTERNATIONAL WORKSHOP ON NONLINEAR ANALYSIS AND DIFFERENTIAL EQUATIONS

 

Nuevo libro: A variational approach to Lyapunov-type inequalities       Reviews:     MathSciNet     zbMATH

“El caballero andante [...] ha de ser astrólogo, para conocer por las estrellas cuántas horas son pasadas de la noche y en qué parte y en qué cima del mundo se halla; ha de saber las matemáticas, porque a cada paso se le ofrecerá tener necesidades de ellas”. Miguel de Cervantes, 1547-1616 (El Quijote)

Las Matemáticas no tratan de verdades insondables ni infalibles. La Matemática es una actividad del hombre, vieja como la música y la poesía, y que, como ellas, persigue una cierta armonía y belleza, ésas que puede proporcionar la estructura mental ágil, limpia y elegante de las construcciones matemáticas (Miguel de Guzmán Ozámiz, 1936-2004)

El análisis matemático es tan extenso como la naturaleza misma; define todas las relaciones sensibles, mide el tiempo, los espacios, las fuerzas, las temperaturas: su atributo principal es la claridad; no tiene en absoluto signos para expresar nociones confusas. Relaciona los fenómenos más diversos y descubre las analogías secretas que los une ( Jean Baptiste Joseph Fourier, 1768-1830)

Si Newton y Leibniz hubieran llegado a imaginarse que las funciones continuas no tienen por qué tener derivada (y esto es lo que ocurre en general), nunca se habría creado el cálculo diferencial (C. Émile Picard, 1856-1941)